(Back to INTASC 1)

(Back to academic papers)

 

 

El matadero; Una crítica de la dictadura de Juan Manuel Rosas

            El matadero fue escrito por Esteban Echeverría para responder a las condiciones en Argentina bajo el dictador Juan Manuel Rosas entre los años 1835-1852. Echeverría nació en Buenos Aires y participó en un Salón Literario hasta que fue terminado por el gobierno. Entonces, formó una sociedad secreta que se llama la Asociación de Mayo en 1838 para seguir publicar sus ideas sin la censura de Rosas (2). Tuvo que emigrar a Uruguay en 1840 por los problemas políticos contra el partido político, los unitarios, en su patria. Los unitarios eran compuestos de la sociedad opulenta y querían establecer unas ideas liberales y sociales de Europa en Argentina (2). Echeverría vivía en Argentina hasta su muerte en 1851. Fue el primer poeta romántico hispanohablante y su cuento, El matadero, fue considerado adelantado porque tiene los elementos románticos, naturalistas y realistas que ya no habían usados durante su época. El cuento fue publicado cuando estos elementos literarios eran populares aunque él los escribió anteriormente. Los ejemplos del romanticismo que se puede ver incluyen lo trágico, la destrucción de la libertad, la sociedad, el individuo y la barbarie contra la civilización (2). Echeverría usa la metáfora del matadero como la sociedad para criticar esta situación grave en Argentina. Elabora la metáfora para comparar el ganado del matadero con los unitarios, la carne como símbolo de la identidad nacional, los carniceros como la Mazorca, un toro y un unitario como símbolos de la independencia y el carnicero como el dictador Rosas. 

            Echeverría interpreta Argentina durante el reinado de Rosas a través de la descripción de un matadero. Un matadero es grande como el poder de Rosas y los trabajadores aquí son fervientes seguidores de su régimen. Estas personas se llaman federalistas y son compuestos de la gente pobre, la raza mezclada, las africanas, y los vaqueros (2). También es un lugar oscuro, secreto, violento, sucio, y sangrado, adonde no existe la civilización. La situación en Argentina bajo Rosas refleja esta imagen de una sociedad desolada y separada.

            Específicamente, la idea de la carne como símbolo del nacionalismo y su relación a la iglesia es intrínseca al argumento del autor. En otro cuento de Echeverría, Apología de matahambre, él argumenta que la carne y la gastronomía de un país reflejan su cultura y construye una identidad nacional (3). Cada país tiene comida que lo representa y quizás Echeverría use la carestía de carne en Argentina para decir que ya no hay una comunidad nacional allí. El matadero no tiene carne porque era difícil transportar los animales con la lluvia pesada. Tampoco porque la iglesia Católica, que estaba juntada al gobierno, no permite que la gente coma carne durante la Cuaresma, excepto los enfermos o niños (3). Echeverría critica la iglesia en este comentario; 

Cosa extraña que haya estómagos privilegiados y estómagos sujetos a leyes inviolables y que la Iglesia tenga la llave de los estómagos… el caso es reducir al hombre a una máquina cuyo móvil principal no sea su voluntad sino la de la Iglesia y el gobierno. Quizá llegue el día en que sea prohibido respirar aire libre… (1)

En este extracto, Echeverría usa el sarcasmo para demostrar su desacuerdo con la colaboración entre la iglesia y el gobierno. Cuando Rosas se da cuenta que la gente está quejándose con la falta de carne, le da miedo de que esto puede evocar oposición política y manda que cincuenta novillos sean sacrificados. Rosas se da cuenta de que la provisión del ganado es una manera de apaciguar la gente y aumentar sus seguidores. Solamente le ayuda a la gente cuando es necesario para no perder sus aficionados (3). 

            Los carniceros que trabajan en el matadero representan la Mazorca, o la policía secreta de Rosas, porque ellos masacran a las que oponen Rosas en la misma manera que los carniceros sacrifican los animales inocentes. En esta comparación, Echeverría tiene éxito en demostrar como los federales están deshumanizando los unitarios como si fueran animales. Ellos sienten que los sacrificios mantengan la seguridad y promuevan la unidad social. Crecen acostumbrados de la violencia y la opresión. Echeverría describe que en el matadero,

…de cuando en cuando una mugrienta mano a dar un tarazón con el cuchillo al sebo o a los cuartos de la res, lo que originaba gritos y explosión de cólera del carnicero y el continuo hervidero de los grupos, dichos y gritería descompasada se los muchachos (1)

Esta descripción parece similar de lo que pasa cuando la Mazorca encuentra uno de los unitarios; el partido político opuesto de Rosas. En ambos asesinatos hay mucha gente y ruido, y las victimas (hombres o animales) son estrechadas en la mesa antes de morir. Después, los cuerpos están dispuestos en una trinchera llena de sangre. Se puede ver que esta descripción reitera el mensaje subyacente político y que las dictaduras funcionan porque eliminan la oposición por uso de la policía secreta. 

            Se puede comparar el unitario con el toro en el sentido de que los dos reciben el mismo tratamiento y ambos tienen las mismas características. El toro “tenían apariencias de toro y de novillo” y “es emperrado y arisco como un unitario” (1). El unitario es considerado femenino porque lleva consigo una cajetilla y pistoleras para pintar. Es más intelectual y mejor vestido que los federalistas y parece ser una “gallarda y bien apuesta persona” (1). Cuando el unitario está en el matadero, “está furioso como toro montaraz”, y “sus ojos de fuego parecían salirse de la órbita, su negro y lacio cabello se levantaba erizado” (1). A lo mejor, Echeverría use esta descripción para mostrar la similitud entre el hombre y la animal. El toro y el unitario son los héroes románticos del cuento porque representan la independencia. El toro se escapa del cuchillo y se rebela al principio y el unitario se rebela como consecuencia de morir por sus creencias políticas en vez de conformar. Él puede guardar su honor y tener una muerte patriótica porque decide morir sin quitar la ropa, que simboliza la deshumanización. Dice al carnicero que “la librea es para vosotros, esclavos, no para los hombres libres” (1). Él prefiere morir que ser esclavo bajo los federalistas. Su muerte por sentir así es “representativa de la brutalidad rural que invade la ciudad y sofoca su desarrollo” (2).

            Otro símbolo que se puede ver en el cuento es Rosas como el carnicero, Matasiete. No describe las características físicas de Matasiete, sino sus acciones brutales. “Matasiete era hombre de pocas palabras y de mucha acción. Tratándose de violencia, de agilidad, de destreza en el hacha…” (1). Es posible usar esta caracterización por el dictador también. Los carniceros tienen letreros que dicen “Viva la Federación”, “Viva el Restaurador y la heroína doña Encarnación Ezcurra” que son muy importantes porque simbolizan la fe política de esa gente. Igualmente, los carniceros hablan de Matasiete en la misma manera de Rosas, diciendo “Mueran los salvajes unitarios! Viva el Restaurador de las leyes! Viva Matasiete!” (1). Aunque Rosas es llamado “el Restaurador”, también puede pensar que Matasiete es el restaurador del matadero cuando se mata al toro.

            En su obra, El matadero, Echeverría compara un matadero a la sociedad en Argentina bajo el dictador Rosas. En el matadero, se encuentra que los carniceros son los que más apoyan los federalistas. Se puede ver que las fronteras entre el matadero y la ciudad no son grandes y pueden ser trasladas. Un ejemplo es cuando se escapa el toro y cuando el unitario está traído al matadero. La imagen del dictador como un carnicero esta explotando por el autor para exponer los injusticias de la dictadora. Con la usa de las metáforas y el sarcasmo, Echeverría sucede en criticar los federalistas y promover los unitarios en una manera indirecta.

Esteban Echeverría.  “El matadero” Antología Del Cuento Hispanoamericano.  Ed. Fernando Burgos. 3rd ed.          Mexico: Editorial Porrúa, 2002. <http://munge.net/`diana/comps/el_matadero.html>

Giavedoni, José Gabriel.   “El Matadero de Echeverría  y el retrato de la violencia". (Oct. 2003)       <http://jornadas.tripod.com.ar/ponencia4matadero.html>

 

(Back to INTASC 1)

(Back to academic papers)